Economía & Negocios

Seprelad: Cualquier cambio de 1.000 dólares es una operación sospechosa, según asesor jurídico

La Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero o Bienes (Seprelad), puso en vigencia la resolución 248/20 “dirigida a casas de cambio”. La resolución obliga a justificar el origen de dinero a partir de mil dólares, a todo ciudadano que utilice el servicio de una casa de cambio. “Se tiene que conocer al cliente”, justifica Seprelad. En la calle, ningún cambista pide nada

El 5 de noviembre último, la Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero o Bienes (Seprelad) dio a conocer la resolución número 248/20 que establece un reglamento de prevención de lavado, basado en un sistema de administración y gestión de riesgos “dirigido a las casas de cambios sujetas a la supervisión del Banco Central del Paraguay”.

El abogado Diego Marcet, asesor jurídico de Seprelad, sostiene que la resolución 248 tiene como objetivo “fortalecer la protección del sistema bancario”. “Es una norma preventiva que tiene como finalidad conocer al cliente que opera con las casas de cambio”, dijo.

Según explicó el abogado Marcet, “el cambio de divisas es parte de un esquema de lavado de dinero. A mayor riesgo, se tienen mayores exigencias. Por eso insistimos en que se tiene que conocer al cliente”.

Siguiendo esta tesitura, la resolución 248 establece que todo cliente de una casa de cambio, a partir del operar con el equivalente a tres salarios mínimos, tiene que justificar el origen de su dinero; esto equivale a poco menos de mil dólares. Así, la resolución de Seprelad obliga a todo ciudadano a justificar de dónde sacó 950 dólares, por eso acude a una casa de cambio.

Aquí entran a tallar dos elementos: primero, Seprelad convierte a cualquier ciudadano en sospechoso de lavar dinero cuando tiene mil dólares en el bolsillo, de allí la exigencia de demostrar de dónde saco ese dinero.

Segundo, la resolución 248 posiblemente tendrá como resultado fortalecer y consolidar el cambio informal de divisas. Ningún cambista de la calle exige papeles y es capaz de cambiar cualquier monto, sin importar el origen del dinero.

En la calle Palma conversamos con algunos cambistas y mencionaron que aumentó el número de clientes sin que se tengan viajes de vacaciones por el cierre de las fronteras.

Reconocieron que no piden ninguna documentación a sus clientes. “No es nuestro problema”, es el argumento.

El ciudadano común, sospechoso para Seprelad, optará por cambiar en la calle antes que andar presentando engorrosos papeles. El problema es la calle.

Fuente: ABCColor—-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *