Economía & Negocios

Legislativo da via libre a suba de salarios a pesar del endeudamiento que tendrá el país

La Ley de Contingencia Económica ante la pandemia del coronavirus fue promulgada ayer por el Poder Ejecutivo sin objeciones al documento sancionado por el Congreso este miércoles y ya entró en vigencia de forma oficial.

La legislación contempla la toma de nueva deuda por un máximo de USD 1.600 millones, una moratoria de impuestos, exoneración y prórroga de servicios básicos, y subsidios a trabajadores informales, cesados y cuentapropistas.

Asimismo, si bien suspende por este año el aumento docente y el pago de algunos de los polémicos beneficios salariales, pese al elevado endeudamiento al que recurrirá el Estado, los legisladores eliminaron el articulado que prohibía los aumentos salariales por los próximos 4 años.

Este apartado había sido incluido por el Equipo Económico como uno de los mecanismos de contención de los gastos corrientes y del déficit fiscal en los ejercicios venideros. De este modo, los parlamentarios dieron vía libre a una nueva lluvia de pedidos de reajustes en un año en el que la economía deberá recuperarse de una profunda crisis y en el que se prevé, según el consenso al que llegaron los sectores políticos, que se realicen las elecciones municipales en todo el país.

Otro de los puntos eliminados por el Congreso es la posibilidad de convergencia del déficit nuevamente al 1,5% del PIB en un periodo de 4 años. Esto fue introducido por el Fisco de modo a no hacer ajustes muy fuertes en 2021, teniendo en cuenta que este año se prevé cerrar con un saldo rojo cercano al 5% del PIB.

El déficit se da cuando el Estado tiene más gastos que ingresos y se explica básicamente por la inversión que se realiza vía deuda, por lo que la decisión parlamentaria podría implicar una desaceleración de la inversión pública en el 2021, según los técnicos del Ministerio de Hacienda.

Consultado respecto a los cambios, el ministro de Hacienda, Benigno López, en diálogo con la 1080 AM, consideró estas modificaciones como un “error” del Legislativo. Indicó que la prohibición de los aumentos fue colocada para contener la rigidez presupuestaria y generar más espacios para la inversión.

Con relación al déficit, cree que se dio por temor a que la convergencia se convierta en un cheque en blanco por 4 años para sobrepasar el límite del 1,5%, pero que esto podría traer consigo fuertes ajustes de cinturones el año que viene.

Por su parte, el viceministro de Administración Financiera, Óscar Llamosas, agregó que pese a que la ley promulgada no incluye esos articulados, la postura del Gobierno es igualmente no incluir aumentos en el Presupuesto Público 2021; mientras que con respecto al déficit, dijo que están trabajando en un proyecto de ley de reforma fiscal que presentarán en los próximos meses al Congreso y que permitirá una convergencia en un plazo de 2 años.

Benigno López, confirmó ayer que se prevé terminar hoy la reglamentación de la ley para empezar a implementar los mecanismos de contingencia en los próximos días.


En ese sentido, explicó que los primeros pagos de subsidios a informales, cuentapropistas y cesados se podrán realizar la semana que viene, si todo avanza como se espera. Para esto, está previsto un fondo de USD 400 millones a ser administrados por Hacienda e IPS.

El viceministro Llamosas añadió que analizan dos tipos de pagos: Por sistema financiero o giros. No obstante, aclaró que primero deberán realizar el cruce de datos y tener listo el registro de beneficiarios, para luego pensar en los pagos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *