Judiciales

Jueza de la Niñez ordenó que una bebé reciba transfusión de sangre pese a que los padres se negaron por creencias religiosas

La jueza de la Niñez y la Adolescencia Gladys Mabel Solís recibió una llamada el viernes a las 23:50 de la doctora de guardia de la unidad de cuidados intensivos de neonatos del Instituto de Previsión Social (IPS), para mediar y autorizar la realización de una transfusión de sangre a un niño cuyos padres se negaban a dicho procedimiento por creencias religiosas.

La bebé, una neonata con apenas días de vida, se encuentra internada en el Hospital Central del Instituto de Previsión Social (IPS) luego de haber nacido con varias patologías. La niña requería el viernes 17 de junio pasado, a las 23:00 aproximadamente, una transfusión de sangre de urgencia debido a complicaciones de salud.

El procedimiento se llevó a cabo tras la intervención de la citada magistrada a pesar de que los padres se negaron a la realización de dicho tratamiento médico. Igualmente acompañaron la constitución de la jueza la defensora pública de la Niñez Agueda Morel y la actuaria judicial Alice Silva, quien labró acta de todo lo que se realizó en el IPS.

Este tipo de acciones permiten salvar vidas de niños que necesitan la rápida intervención de los magistrados, defensores públicos y otras instituciones del Estado encargados de velar por vida de los niños.

Justicia intervino para conseguir terapia

Semanas atrás, el juez de la Niñez y la Adolescencia Guillermo Trovato tuvo que intervenir para que una niña que necesitaba urgente de terapia intensiva sea derivada al Instituto de Previsión Social. En este caso lo más grave de todo es que la previsional no le quería trasladar a terapia porque los padres de la pequeña solo tenían cuatro meses de aporte y la carta orgánica de la previsional exige que se tenga más de seis meses de aporte.

Ante este escenario de forma inmediata el referido magistrado con sus funcionarios se constituyeron en el hospital de Barrio Obrero, donde estaba internada la menor y al constatar dicha situación vía medida cautelar ordenó que el hospital reciba a la paciente.

Primeramente el ente previsional se quiso negar, pero como detrás de la ambulancia acompañó a los médicos el propio magistrado, quien al llegar al hospital intimó a los asesores jurídicos del IPS, ya que si no recibían a la niña estarían incurriendo en el hecho punible de desacato a una orden judicial.

Ante tal situación y gracias a la presencia del juez de la Niñez, las autoridades de la previsional ordenaron que la paciente sea derivada a la Unidad de Terapia Intensiva.

Fuente:LaNación—–

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.