Internacionales

Fin de una dinastía: Raúl Castro se despide y cierra un capítulo de la historia de Cuba

«Soñar y continuar un país: hoy empieza nuestro #8voCongresoPCC», dijo en Twitter el presidente, Miguel Díaz-Canel, que tomará las riendas del país a partir del lunes.

Es «el congreso de la continuidad», agregó señalando que las directrices del país, una de las cinco últimas naciones comunistas en el mundo, no cambiarán.

Después de la muerte de Fidel en 2016, el retiro de Raúl, próximo a cumplir 90 años y relevado por Miguel Díaz-Canel (60), pasa una página histórica en la isla. La mayoría de sus habitantes no conocieron a otra familia dirigente que no fuera la de los conocidos revolucionarios.

Raul Castro en La Habana, en 2019. Foto: AP

Raul Castro en La Habana, en 2019. Foto: AP

«Raúl no va a estar al frente del Partido, pero (para) cualquier problema Raúl está ahí, Raúl no se ha muerto«, reflexiona Ramón Blande, militante comunista de 84 años, con barbijo bien puesto para protegerse del coronavirus.

Los problemas de la verdad

Y ciertamente, subraya, Díaz-Canel es todavía «bastante joven», pero «se enfrenta a los problemas de verdad».

Esa verdad tiene que ver con la pobreza.

Con una olla vacía entre los brazos, Sergio, un cocinero de 44 años, dice que «no hay nada que esperar» del Congreso del Partido Comunista de Cuba, donde Raúl Castro pasará el relevo Díaz-Canel como primer secretario, el más alto cargo en el país.

«Hay problemas con el salario, no alcanza, hay problemas con la comida, las colas están llenas de gente», dice en una plaza de La Habana Vieja, desolada por la ausencia de turistas.

Pobreza y escasez en Cuba. Foto: AP

Pobreza y escasez en Cuba. Foto: AP

Igual que él, muchos cubanos están cansados de la pandemia y de las largas filas que se ven obligados a hacer para conseguir comida.

El Congreso del PCC

Es en esta realidad que entre este viernes y 19 de abril, sesionará el octavo Congreso del Partido Comunista de Cuba, un cónclave al más alto nivel que sólo ocurre cada lustro.

Varias centenas de delegados del partido único, procedentes de toda la isla, se reunirán por cuatro días en el Palacio de las Convenciones de La Habana, para debatir los temas medulares del país.

Este cónclave a puerta cerrada, que se inaugura 60 años después de que Fidel Castro proclamara el carácter socialista de la revolución, será transmitido al menos parcialmente por televisión.

Miguel Diaz-Canel, el sucesor. Foto: AFP

Miguel Diaz-Canel, el sucesor. Foto: AFP

La designación de Díaz-Canel como nuevo primer secretario podría tener lugar durante su sesión final, el lunes.

A retiro​

Junto con Raúl Castro deben pasar a retiro grandes nombres de la generación histórica -la que hizo la revolución de 1959-, incluidos el número dos del Partido, José Ramón Machado Ventura, de 90 años, y el comandante Ramiro Valdés, de 88.

En las calles de La Habana, sin turistas debido a la pandemia, los cubanos parecen más preocupados por la escasez de alimentos, las largas filas frente a los supermercados y la espiral inflacionaria que desató la reciente unificación de las dos monedas que tenía el país.

El fallecido ex presidente de Cuba, Fidel Castro (izq.) y su hermano. Foto: Cubadebate vía dpa

El fallecido ex presidente de Cuba, Fidel Castro (izq.) y su hermano. Foto: Cubadebate vía dpa

«Tengo esperanza de que con el congreso esto mejore, porque los precios están muy altos, los salarios subieron (…), pero (…) en definitiva no alcanza (el dinero)», se lamenta María Martínez, jubilada de 68 años.

La cita del PCC «centrará su atención en temas medulares para el presente y futuro de la nación», adelantó en marzo Granma, el órgano oficial del PCC.

La publicación anunció que se abordarán documentos que van desde el modelo económico y social del país hasta los mecanismos para combatir la «subversión político-ideológica» en internet y en redes sociales.

«La gente no espera nada de los documentos porque si se adoptan puede que no se haga nada. Lo que sería interesante del congreso del partido es que hubiera un mandato muy claro al gobierno para emprender transformaciones relativamente importantes y rápidas», dice el economista Ricardo Torres, de la Universidad de La Habana.

Un acontecimiento histórico

Para Norman McKay, analista de la Unidad de Inteligencia de The Economist, «la salida de (Raúl) Castro es un acontecimiento histórico no sólo porque marca el fin de una dinastía que ha durado más de 50 años, sino también porque se produce en medio de un período de importantes dificultades y perturbaciones económicas».

«Esto no significa necesariamente que vaya a haber un cambio brusco en el estilo del partido comunista», pero «internet va a facilitar una mayor demanda de responsabilidad y de libertades, planteando al gobierno desafíos que serán difíciles de ignorar para el Partido Comunista», agrega.

Las calles de La Habana sin turistas. Foto: EFE

Las calles de La Habana sin turistas. Foto: EFE

En los últimos meses, Cuba ha experimentado una inédita agitación social, impulsada por la llegada reciente de la internet móvil, con manifestaciones de artistas, protestas de disidentes y movilizaciones de otros sectores de la sociedad civil como los defensores de los animales.

Las redes sociales también se han hecho eco del reclamo de jóvenes por más libertad política y de expresión.

«No es un cambio real»

«Que Raúl Castro ceda la dirección del Partido Comunista en Cuba no es un cambio real», dijo el martes en Twitter el senador estadounidense de origen cubano, Marco Rubio. «Pero el cambio real ya está en marcha», anotó, refiriéndose a la actual agitación social.

Para el analista político Harold Cárdenas, «hay un sentimiento grande de cansancio en la sociedad, un cansancio que es una mezcla de la política de la administración Trump hacia Cuba de máxima expresión, con la falta de confianza en los proyectos y las promesas del liderazgo cubano».

AFP

AFP

Esto es lo que «la oposición del país está tratando de capitalizar», indicó Cárdenas.

Las sanciones de Donald Trump hicieron desaparecer en 2019 los cruceros repletos de turistas estadounidenses, y un año después pasó lo mismo con las agencias de la compañía Western Union, mediante la cual los cubanos recibían remesas de familiares y amigos en el extranjero.

Los isleños también están angustiados con el aumento de los mercados que operan en dólares, moneda a la que la mayoría de ellos no tiene acceso.

En la presidencia del país desde 2018, Díaz-Canel será el primer civil que también dirigirá el partido, en el que ha desarrollado toda su carrera.

Cuba atraviesa una enorme crisis económica alimentada por las sanciones de Trump. Foto: AFP

Cuba atraviesa una enorme crisis económica alimentada por las sanciones de Trump. Foto: AFP

Raúl «sería el último (Castro) en ocupar ese cargo», señala el profesor de 47 años, Villanis Vargas. «Pero bueno, está el relevo, el relevo que está instruido, está capacitado y creo que nuestro país salga adelante con eso».

Redacción Clarín con información de Agence France Presse

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *