Economía & Negocios

Deuda pública ascendió a más de US$ 13.000 millones al tercer trimestre del año, y más de la mitad corresponde a la emisión de bonos

El nivel de endeudamiento viene creciendo a pasos agigantados desde el 2020, cuando pasó de US$ 8.859 millones en el 2019, hasta alcanzar los US$ 12. 212 millones al cierre del 2020. No obstante, este monto volvió a ascender y llegó a US $13.046 millones al cierre del tercer mes del 2021.

Esto a raíz de que el año pasado el Estado paraguayo contrajo numerosas deudas para contener el impacto de la pandemia en los sectores más vulnerables, además de dotar al sistema sanitario de insumos e infraestructura.

En cuanto a los acreedores del Estado, el 36,1% de las deudas corresponde a los organismos multilaterales como el BID, la CAF, etc., totalizando la suma de US$ 4.715 millones. De organismos bilaterales asciende a US$ 230,7 millones y del Banco Central del Paraguay (BCP) US$ 622,3 millones, montos que representan el 1,8% y el 4,8% de los compromisos asumidos respectivamente.

Uno de los más representativos dentro del total son las emisiones de bonos, los externos ocupan el 44,9% siendo unos US$ 5.856 millones. En cuanto a los bonos internos alcanzan US$ 1.308 millones y es cerca del 10% del total. Es así que unificando ambos, llega al 55% del total de los compromisos asumidos. Sumado a eso, los bonos colocados por el Banco Central del Paraguay (BCP) ascienden a 59,7%.

Sobre el tema, la economista de la firma CPA Ferrere, Patricia Goto, señaló que el mayor volumen de deuda a través de bonos externos genera ciertos peligros al estar en mano de no residentes, puesto que conlleva un riesgo de suba de capital.

“Hay ciertos fenómenos que se dan en los mercados financieros internacionales donde los inversores dejan estas deudas en mercados emergentes y se vuelcan en activos más seguros, esto también genera ciertos riesgos”, advierte la profesional.

Asimismo, apuntó a desacelerar este ritmo de emisión de deuda soberana de manera a que en el mediano a largo plazo no represente problemas de sostenibilidad y se presente como una problemática macroeconómica, aunque no debe ser disminuida por completo.

Sin embargo, para poder llegar a este menor dinamismo se requieren reformas estructurales, principalmente desde el lado del gasto. Con esa finalidad recordó que ya se han presentado una serie de proyectos de Ley buscando suavizar el déficit fiscal, que las finanzas públicas sean más sostenibles y ser menos dependientes del endeudamiento externo.

PRECAUCIÓN

Goto señaló que si bien la deuda pública ronda el 34% del PIB, cerca del límite recomendado, esto no representa grandes preocupaciones, aunque un punto a tener en cuenta es el ritmo acelerado de endeudamiento de los últimos tiempos.

“Si miramos los últimos cinco años, el ratio de deuda sobre el PIB creció en un 70%. Esto es una señal de alerta y necesita ser corregida para que no implique problema de sostenibilidad en el mediano y largo plazo”, subrayó la economista.

Además, agregó que el pago de los intereses a estos compromisos representa un 10% de los ingresos tributarios, aunque se encuentran en niveles moderados y saludables. Por otro lado, también se debe tener en cuenta el perfil de deuda pública paraguaya, ya que la mayor parte se encuentra en dólares, cerca del 82%, mientras que lo restante está en guaraníes y en yen japonés.

Es por ello que al verse la preponderancia en dólares representa un riesgo al estar sujeto al valor cambiario, aunque esto en parte se ve atenuado por el ingreso de divisas que son producto de las binacionales a través de los royalties, funcionando como un amortiguador ante el riesgo cambiario y los compromisos en moneda extranjera.

APP

Si bien muchos de los préstamos contraídos iban a ser destinados a inversiones de infraestructura principalmente, la economista consideró que una alternativa para apuntalar el desarrollo económico en la inversión pública es la participación del sector privado dentro de ellas, es decir, la Alianza Público-Privada (APP).

Asimismo, mencionó a las concesiones como otra medida útil para incurrir a mayor flujo de inversión. “Paraguay debe avanzar en esos aspectos para poder mantener el ritmo de inversión, probablemente este año veamos una fuerte desaceleración de la inversión pública producto de la situación fiscal.”, señaló.

Fuente: 5Días—

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *