Economía & Negocios

Ciudad del Este: Ante elevado costo de alquileres de locales comerciales, locatarios optan por cerrar sus negocios

La queja es generalizada y los inquilinos de las galerías comerciales de Ciudad del Este, al no poder con el pago de sus alquileres, optan por cerrar sus locales o buscar sitios más accesibles. En la capital del Alto Paraná, los pagos por salones comerciales son anuales y luego de la crisis generada durante la frontera cerrada, no existen condiciones para sobrellevar los costos de otras épocas, según indicaron los afectados.

Los gremios de comerciantes hablan de un 40% de desocupación de los locales comerciales, pero que también existen propietarios que comprenden la situación y negocian los valores de los alquileres. En promedio, los precios son desde US$ 300 mensuales hasta alrededor de US$ 2.500 por mes, según la ubicación del shopping, el tipo de clientes que recibe y el nivel de infraestructura de los edificios.

Estos costos ya se manejaban antes del aislamiento obligatorio y los locadores no lo redujeron luego de la reapertura del paso fronterizo. Los inquilinos dicen que las condiciones no están dadas para “mantener ese ritmo”, pero no hay una respuesta favorable a una reducción de precios

Linda Taigen, del Consejo de Desarrollo Económico y Social del Este (CODELESTE), explicó que los datos precisos deberán cotejarse con la comuna, por la cantidad de patentes comerciales pagadas y también con lo que informe el Ministerio de Industria y Comercio (MIC). En el caso de la municipalidad, este mes es periodo de pago del tributo y deberán revisarlo dentro de un tiempo prudencial.

SIN RECUPERARSE

Un locatario de una galería ubicada en la avenida Monseñor Rodríguez explicó que en su caso son US$ 20 mil dólares anuales lo que venía pagando, pero con los efectos negativos en la economía regional por el cierre de frontera, se tornó imposible seguir pagando.

Otro comerciante, Anivaldo Brítez, dijo que en la galería donde tiene su tienda de electrónicos casi en todos los pisos ya hay comercios cerrados, pero ante la falta de una regulación respecto a los alquileres, los dueños de los salones se valen del libre mercado para fijar los precios.

“Yo contacté con otros comerciantes, la situación es la misma en todas las galerías y hay lugares donde el alquiler es más caro, también la gente no tiene como solventar, los dueños de los salones no bajan los precios, lamentablemente”, se quejó.

En las avenidas Camilo Recalde, Coronel Toledo y otros tramos cercanos, hay lugares donde los dueños de los locales han cedido al pago mensual de los alquileres, pero es una cantidad mínima y las ventas en el turismo de compras, no se han normalizado, para persistir en los precios anteriores a los efectos de la pandemia.

“Algunos locadores tienen apertura, pero es muy difícil porque las ventas no se normalizaron, ahora es periodo de vacaciones, la gente está en las playas, no viene a hacer compras y también tenemos encima la alta cotización del dólar con el real. Esto se vuelve insostenible de esta manera”, dijo Richard Maciel, quien tiene un local de venta de informática sobre la avenida Emiliano R. Fernández, en el microcentro de la ciudad.

Fuente: 5 Días—

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.